viernes, 22 de abril de 2011

Oleaje


Domingo como veintitrés horas y cincuenta y nueve minutos.
Como treinta y uno de diciembre.
Como última vez que respiro para no volver a ser jamás.
Como un siempre más.
Volvió el péndulo a esta orilla.
De nuevo abro los ojos para volver a ser cuerpo.
Como los cerré para ser universo, cuando navego los multiversos.
No como el día que acepté la obligación del centro de la tierra.
Y no hubo pulgada de mi piel que el suelo no absorbiera.
Y me aturdió desde el principio de mis oídos el correr del agua.
Que no llegaba desde arriba o adelante.
Por el contrario, por una vez, emergía como se supone.
Y yo descendía a su encuentro, hasta el silencio.
En ese día todavía nunca.
Bailo en el filo y saludo al abismo.
Asumo que temo encontrarme.


1 comentario:

Marya J. dijo...

Buenas,
soy una escritora de tres libros, así que mi blog se centra en las letras.
Si te interesa la escritura, la poesía y los ensayos, más que otras banalidades que hoy día se valoran...
si no tienes tabúes que te restrinjan, y prefieres decir lo que piensas...
si quieres saber sobre el proceso de creación de libros de una autora de dos publicaciones y así sus cambios hasta la locura...

échale un vistazo a mi blog,
y si te gusta, que nadie te calle, ¡síguelo!
http://librosy3.blogspot.com

O sígueme en Facebook:
facebook.com/maryajulyadelcampo